Hola, soy Marisol Carrasco

Tengo 27 años, nací en 1993 en la Ciudad de Panamá, pero crecí en un pueblo llamado La Chorrera.
Pertenezco a una familia católica no practicante exceptuando a mi madre, pero muy aficionada a los deportes. Soy la menor de tres hermanos.
Desde pequeña fui amante de las letras, las poesías y sobre todo de la música. Recién cumplí los 14 años, tuve mi primer encuentro con Jesús y empecé a dedicar casi todas mis canciones y poesías a él.
Este encuentro personal con Jesús y el amor por la música sirvieron de motivación para aprender a tocar la guitarra en un curso de verano cerca de mi casa y solo bastaron ocho clases para entusiasmarme y hacer muchas canciones, también me sentí increíblemente motivada a participar en los grupos juveniles de mi parroquia, irme de misión y aprender a tocar misas completas, horas santas y servir en apostolados en los que la música fuera requerida.
En efecto, mi motivación fue creciendo y a los 16 años participé representando a mi colegio en el Festival Estudiantil de Alabanza (Panamá), el cual fue muy importante para mí, porque me permitió conocer muchas personas en la Iglesia que hasta el momento me siguen acompañando e impulsando a seguir mi misión.
Luego de este festival, a los 19 años, viví una experiencia que marcó mi vida, y dio inicio a esta carrera en la Música Católica. Fue el concurso “Festival Canta y Alaba” en honor a Santa Cecilia y a todos los músicos, organizado por la Fundación Ixoye en Panamá, para mi sorpresa gané la mejor composición e interpretación. Esto me impulsó a grabar más música de la mano del productor panameño Carlos Samaniego con el cual he hecho algunos proyectos para la evangelización incluyendo mi primera producción “Santos o Nada”.
El primer disco que logramos se titula “Santos o Nada” (2015) y en él plasmo la experiencia de amor y agradecimiento que le tengo a los tres pilares que me acercan más a Jesús: La Eucaristía, la Madre Iglesia y la Virgen María. Con esta producción que me atreví a compartir, pude dar a conocer mi experiencia de fe y descubrí a la vez, que muchas personas pueden llegar a sentirse completamente identificadas con las canciones. Con este disco he visitado muchos lugares en mi país y también otros países como Colombia, México, Ecuador y Costa Rica, los cuales me han abierto las puertas con mucho cariño.
Luego de este tiempo de misión con “Santos o Nada”, atravesé muchas dificultades espirituales y físicas que me permitieron crecer, madurar y escribir nuevas canciones a Dios y a los demás. Es así que empiezo a construir “Pies de Cierva”, mi segunda producción, la cual lancé recientemente en el 2018, bajo la producción del venezolano Roberto Andrade. Este disco reúne canciones que cuentan a profundidad destellos de aquello que podemos llegar a sentir y creer en nuestro itinerario de vida en Dios y hacia Dios.
Finalmente les cuento, que me sigo sorprendiendo de todo lo que Dios ha hecho y sigue haciendo con mi vida, por encima de absolutamente toda mi soberbia y también mi torpeza, yo jamás pensé que el sueño de hacer música se haría realidad, pero la fidelidad a Jesús y el servicio al prójimo lo hicieron realidad. Con María, que siempre dijo “sí” les invito a no tener miedo, a dejarse amar y sorprender por el único amor que nunca deja las manos vacías, que nunca da un “no” por respuesta, a Aquel que sobrepasa todas las expectativas y utiliza los recursos que tengas para hacer su obra, así sean solamente cinco panes y dos peces.